miércoles, 3 de septiembre de 2014

El destino de aprender

|

(Madurar, 2ª parte)

En general, tenemos bastantes dificultades en abandonar la reacción victimista, seguimos echando la culpa al mundo, a los demás o incluso a nosotros mismos por todo lo malo que nos sucede. Cuando surge alguna dificultad, lo más frecuente es quejarnos y rechazarla. Es una reacción aprendida y compartida con amigos, familia, conocidos y la sociedad en general. Cambiar esto no es fácil...
Requiere una disciplina interna y una fuerte motivación de ser honestos, sinceros y fieles a la verdad.
      Ahora bien, otra dificultad importante es reconocer qué es lo que la vida demanda de nosotros en cada situación. La popular idea de que venimos a aprender no es del todo correcta. La naturaleza de la vida es cambio, evolución, aprendizaje. Estar vivo es formar parte de esto. Resistirse a ello sólo sirve para crear un sufrimiento innecesario. Es decir, no sólo hay una evolución biológica sino también un desarrollo mental, emocional y de lucidez. Es decir, en lugar de pensar que venimos a aprender es más preciso entender que somos parte de un inmenso proceso más grande que nosotros mismos que está en constante aprendizaje, y no sólo en el aspecto físico y biológico. No tenemos otra opción que sintonizarnos con la vida de la que formamos parte.
      Nuestra mente, al estar limitada y focalizada en lo personal, tiene mermadas sus habilidades de saber qué aprender en cada situación. Somos demasiado narcisistas, demasiado egocéntricos; creernos el centro de la creación es el pecado original que nos condena al sufrimiento. El aprendizaje de cada momento nos llevaría a trascender el dolor pero estamos demasiado ocupados en ser alguien, y en buscar seguridad, satisfacción, sentido, certidumbre y demás.
      Nadie puede decirnos, verdaderamente, qué aprender en cada situación. No obstante, si tenemos una actitud de sintonía con el despliegue de la vida podemos llegar a saberlo cada vez con más claridad. Es penoso ver a personas que se niegan a evolucionar y es lamentable ver a quienes no aciertan a reconocer lo que la vida les demanda.
      Cuando nos negamos a avanzar, la vida nos trae situaciones cada vez más intensas hasta que escuchemos la demanda. Todo empieza muy suavemente, pequeños indicios, ciertas situaciones que se repiten; cuando no atendemos, aparecen escenarios más dramáticos y agudos, experiencias más dolorosas que nos atrapan y que no podemos seguir ignorando. Lo mismo sucede cuando no acertamos ver hacia donde tenemos que evolucionar, todo se acentúa, la vida nos trae situaciones cada vez más comprometidas hasta que no haya lugar a duda. 

Evolución
      Todos los seres formamos parte de la misma corriente vital, de modo que el aprendizaje es común para todos. Por eso tenemos algunos mapas, algunas indicaciones del camino y de lo que necesitamos aprender la mayoría de nosotros.
      Se trata de caminar en dirección contraria al egocentrismo. Madurar como seres humanos implica dirigirse hacia la humildad, la aceptación, la apertura y la compasión. Cada una de estas, a su vez, tiene diferentes capas o grados de comprensión. Cada una requiere un proceso personal de indagación largo y sincero que nadie nos puede dar hecho.
      La humildad viene básicamente del conocimiento de que la vida es más importante que uno mismo. Siempre, en todas las situaciones. Esta probablemente es, al mismo tiempo, la primera y la última lección del proceso espiritual. Mientras sigamos creyéndonos importantes seguiremos atados al miedo, la inseguridad y la incertidumbre. Si nuestras opiniones y deseos son más importantes que la verdad, acabaremos atrayendo sufrimiento. Si la experiencia personal es más importante que nuestra esencia primordial, tendremos que vivir todo una y otra vez hasta que sepamos rendirnos a la realidad.
      Aceptación tiene que ver con soltar, con dejar de resistirse a las experiencias. Es dejar de querer controlar, dejar de querer cambiar las cosas, abandonar el esfuerzo para hacer que las cosas sean como uno quiere. Es preciso tener mucho cuidado con esto porque cuando, como consecuencia de una supuesta aceptación, nos desvitalizamos o nos quedamos paralizados, no es realmente aceptación. Cuando dejamos de tener metas e ilusiones tampoco es aceptación. La aceptación tiene que ver con la realidad de cada momento y con la comprensión de lo que de verdad sucede.
      Apertura se refiere básicamente a abandonar el mundo encapsulado de la mente. Nos abrimos más allá de las opiniones y conceptos que nos dan seguridad. Es el riesgo a lo desconocido, el salto más allá del mundo personal en el que la mente nos hace sentir que estamos a salvo. Estamos condicionados por ideas, creencias, interpretaciones y conceptos, nada de eso tiene que ver con la realidad. Nada de lo que la mente dice es verdad. Trascender la mente nos sitúa en el espacio abierto donde somos verdaderamente libres.
      Finalmente, compasión se refiere a la interconexión con los demás. El sentimiento de soledad, las luchas de poder, la búsqueda de amor y afecto, etc., son distracciones imaginarias de una mente inmadura y primitiva. La compasión es la visión de que toda experiencia es compartida, cada persona es otra faceta de uno mismo, la evolución es global e impersonal. El fin del sufrimiento es el destino del que ningún ser puede escapar.
      La cuestión fundamental es que tenemos que llegar a vivir todas las experiencias que se presenten con humildad, aceptación, apertura y compasión; si somos incapaces de ello vamos a tener que vivirlas de nuevo. Todo regresa hasta que haya una evolución.
      Con estas pautas como referencia podemos saber qué necesitamos aprender en una situación dada. En concreto, cuando vemos que caemos en lo mismo una y otra vez. El mismo estilo de conflicto, la misma emoción destructiva, los mismos sentimientos negativos, las mismas reacciones, etc., necesitamos hacernos conscientes de que hay algo que tenemos que soltar, algo que aprender. Aquí es cuando es precisa una investigación profunda y honesta de nuestra vida. Entonces podemos preguntarnos, ¿qué me está pidiendo la vida? ¿Hacia dónde tengo que avanzar? ¿Necesito hacer un ejercicio de humildad? ¿Un movimiento hacia la aceptación? ¿Necesito abrirme más allá de mis ideas y opiniones? ¿Necesito salir del yo donde encuentro seguridad? ¿Necesito mirar a los demás más allá de mis necesidades y miedos?
      Podemos sentarnos en silencio. Escuchar la experiencia, sin hacer nada, sin quererla cambiar. Atender el cuerpo, los estados emocionales, los pensamientos. Ver cómo aparecen, cómo se sienten, qué efecto tienen. Debemos tener paciencia y no irnos a la mente. Lo primero que buscamos es modificar la relación con la experiencia.  Tratarnos de otra manera. Ser más pacientes con nosotros mismos, más compasivos, menos exigentes, y sobretodo confiar en nuestra intuición. Debemos creer en nosotros mismos y esperar, una y otra vez, días tal vez. Detenernos con la experiencia y esperar hasta que surja la comprensión de lo que la vida nos está queriendo enseñar.

      Vamos demasiado rápido, decimos que no tenemos tiempo de parar. Pero si nos damos cuenta de que estamos caminando en círculos, viviendo una y otra vez lo mismo, veremos que en realidad es inútil hacer tantas cosas. Es bastante absurdo estar tan ocupado para acabar llegando siempre al mismo sitio.

7 comentarios:

  1. Y una vez más; GRACIAS JUAN

    ResponderEliminar
  2. Tienes toda la razón, vamos demasiado rápido para seguir caminando en círculos. Gracias por este magnífico artículo Juan. Un beso.

    ResponderEliminar
  3. ...a por la tercera parte juan XD...GRACIAS...seguimos madurando...!!!

    ResponderEliminar
  4. Juan
    Aunque nadie puede decirnos qué aprender en cada situación.
    Aunque nadie puede caminar el camino por nosotros.
    Nosotros compartimos el privilegio de haber emprendido este viaje con un guía como tú.
    Nos vas indicando:
    Cómo mirar
    Dónde mirar
    Y ante nuestra frecuente”amnesia temporal”…
    Ahí esta tu mano suave, tu palabra firme y tu mirada compasiva para señalarnos:
    “Atento no te distraigas que dura poquito”
    No te pierdas la vida
    Maravíllate de la vida
    Asómbrate de la vida
    Reconócete en la Vida

    Gracias, maestro.
    Al confiar en nosotros nos enseñas a confiar.

    ResponderEliminar
  5. Gracias Juan, por ayudarme a ser consciente de que formo parte de esta evolución, que no estoy sola, ni cuando camino en círculos, ni cuando avanzo, gracias por la "humildad, aceptación, apertura y compasión" gracias a cada uno, por cada tropiezo y cada logro compartido.

    ResponderEliminar
  6. Gracias, gracias, gracias Maestro!!!
    Tus artículos son cada vez más esclarecedores....
    Poquito a poco voy entendiendo...
    Ya siento la necesidad del próximo retiro en Barcelona!
    Hasta pronto!

    ResponderEliminar
  7. Seguir aprendiendo, seguir viviendo, seguir luchando y seguir confiando. Sobre todo confiar en nosotros mismos, y también confiar en el Maestro. Gracias Juan por permitirnos confiar en ti. Gracias

    ResponderEliminar