viernes, 18 de julio de 2014

Madurar

|
La vida es algo extraordinario y sin embargo exigente.  Tenemos un gran potencial de lucidez que nos da la posibilidad de acceder a nuestra naturaleza primordial. Pero, al mismo tiempo, tenemos una gran habilidad de caer en la ignorancia, la ofuscación y la ceguera. Nosotros mismos nos convertimos en nuestro mayor enemigo...
      Los seres humanos tenemos un gran desarrollo mental, usamos imágenes, pensamientos y símbolos para manejar el mundo. Esto nos ha dado la posibilidad de dominar la naturaleza y alcanzar experiencias más allá de nuestras limitaciones. Así, hemos sido capaces de recorrer grandes distancias en poco tiempo inventando artilugios, desarrollar la medicina para sanar enfermedades devastadoras, crear belleza a través del arte, la música, la fotografía, etc., así como muchos logros que enriquecen nuestra vida.
      No obstante, esta misma capacidad simbólica suele contribuir a nuestra peor pesadilla. Nuestros pensamientos y proyecciones acaban sirviendo para crear sufrimiento en la vida; con la mente somos capaces de experimentar un infierno. Las ideas y valoraciones e interpretaciones nos impiden ver lo que somos y construyen una imagen de nosotros mismos condenada a vivir llena de inseguridades, insatisfacciones, frustraciones y dolor.
      Es evidente que es preciso hacer madurar esta gran capacidad creativa que tenemos. Todas las guerras, conflictos, abusos y opresiones tienen su origen en esta mente que ambiciona, teme, desea, envidia y demás.
      Desde la perspectiva del trabajo espiritual tenemos por delante dos tareas imprescindibles. Por un lado, madurar, evolucionar y sanarnos como seres humanos, y por otro, despertar nuestro verdadero ser. Ambos aspectos están interrelacionados, de modo que si escapamos del mundo a buscar nuestra esencia sin sanar la mente nos quedamos incapaces de integrar cualquier apertura y comprensión. Y, por otro lado, si nos dedicamos sólo a la maduración de la mente, nunca conseguimos deshacer todos los nudos que nos limitan.
      La vida es un proceso de aprendizaje que no termina nunca. Cuando nos resistimos a aprender, no sólo dejamos de crecer y madurar sino que empezamos a ir hacia atrás. Algunas veces llegamos a un momento en la vida en que no encontramos nada que nos ilusione, nos vemos sin metas ni objetivos que nos llenen. En esos momentos es conveniente hacernos conscientes de qué necesitamos aprender y cultivar. Aunque no nos apetezca y nos hallemos sin fuerza, el problema siempre se halla en lo que nos falta por aprender, cultivar y desarrollar. Parece ser que las personas estamos hechas para evolucionar y no hacerlo nos apaga y desvitaliza.
      Además, conviene adoptar una perspectiva diferente ante las cosas. Con frecuencia nos sentimos víctimas de las circunstancias. Vivimos la vida como un enemigo que nos agrede y del que defendernos o huir. Culpamos a la vida y los demás de nuestras desgracias. Esta postura es nefasta y nos hace experimentar todo mucho más pesado y difícil. Nos encoje ante un destino abrumador. Es imperativo un cambio de enfoque. Lo más saludable y liberador es percibir lo que la vida nos presenta como un reto para llegar a un mayor grado de compasión, lucidez, humildad y aceptación. Un estímulo para madurar.
       Todo aquello de lo que huimos regresa. Todo lo que personalizamos y vivimos de un modo egocéntrico está destinado a volver una y otra vez hasta que sepamos vivirlo con más lucidez. Podemos no querer aprender nada más, pero no tenemos elección, lo que no queramos ver hoy se repetirá hasta que lo vivamos con una mayor conciencia. La vida no va a dejarnos escapar, es el maestro implacable y persistente empeñado en que maduremos.
      El modo más evolucionado de vivir las experiencias es reconociendo su naturaleza primordial. Es bien conocida la forma de expresarlo en el Sutra del Corazón: Forma es vacuidad, vacuidad es forma, forma no es nada más que vacuidad y vacuidad no es nada más que forma. Cuando aplicamos la misma comprensión a la mente y las experiencias de la vida, somos capaces de percibir que ninguna experiencia tiene realidad en sí misma. De este modo abrimos la vía que nos lleva a trascender el sufrimiento.
      Mucho más asequible es la respuesta de compasión. Esto es, respondemos con la comprensión de que todas las experiencias son compartidas con numerosos seres. Nada es individual. Cada momento de dificultad está sucediendo en muchos lugares del mundo en cientos de personas. Esta visión empática sirve de detonante para la compasión, de modo que nuestras experiencias nos llevan a desear hacer algo por los demás. Así pues, en lugar de reaccionar sin control, adoptamos la postura activa y valiente de querer aportar algo al mundo. La determinación de aliviar el sufrimiento nos libera de la fuerza opresiva de las experiencias dañinas.      

2ª parte El destino de aprender

4 comentarios:

  1. Lo dicho tan simple y tan complicado!!!!!

    ResponderEliminar
  2. Juan, siempre condensas y sintetizas lo esencial con las palabras justas y exactas.Es el resumen del camino el que has dibujado de manera magistral.Gracias Siempre. Yolandamellaman.

    ResponderEliminar
  3. A ver cuando vienes a Vizcaya

    ResponderEliminar