miércoles, 8 de junio de 2016

30 minutos

|
Podría llegarte la muerte ahora.
Si en este preciso instante sucediera. Si empezaras a notar los síntomas de estar muriendo, la pérdida de vitalidad, la consumación de los sentidos, la espesura mental, la absoluta fragilidad, la desprotección, la vulnerabilidad...
De pronto te darías cuenta de que no tienes más tiempo,
verías que ya no tienes futuro,
que muchos planes y proyectos se quedarán por hacer,
que te vas a separar de todos tus amigos y relaciones.
Que vas a dejar atrás todo lo que conoces.
Que se agota tu tiempo.
Que paso a paso, con cada respiración, se acerca tu último aliento.
Y si en ese preciso instante en que vieras que ya no te queda tiempo,  te ofrecieran treinta minutos más, solo treinta minutos, lo darías todo.
Por comprar esos minutos entregarías todo lo que tienes,
absolutamente todo lo que posees por unos pocos minutos.
Aunque solo fueran treinta minutos.

Ahora, date cuenta de que no estás muriendo, de que estás vivo, de que tienes tus treinta minutos y muchos más.
De modo que vive, disfruta, sé feliz, aprovecha la vida, aprovecha el día.
Deshecha lo que alimenta el ego, vive la compasión, encarna tu verdadero ser. 

Porque aunque todavía no te haya ocurrido, a ti también la muerte te está esperando.
Y aunque te pueda parecer que aún queda tiempo, la cuenta atrás está en marcha.

9 comentarios:

  1. Gracias Juan !!!
    Hoy, especialmente hoy, agradecerte que nos recuerdes, que aprovechar la vida es vivir la compasión...
    Y nos alientes a vivir, disfrutar y ser felices.
    Gracias por mostrarnos, una y otra vez, el camino.
    Que tú seas muy feliz!!!
    Muchas felicidades!!!
    _/\_

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Santa, me sumo a tus palabras y al deseo de "qué todos sepamos ser felices".

      Eliminar
  2. Como siempre has dicho mucho en pocas palabras. Y que suerte de tenerte y que suerte que de vez en cuando nos vayas alumbrando con la luz para que nos demos cuenta de que la mayor parte del dia y de la vida estamos sumidos en la oscuridad o ignorancia. Cuando tuve que enfrentarme a la noticia de que existía la posibilidad de que mi muerte estuviese muy cercana hize un repaso de que cosas habían sido de verdad valiosas en mi vida, como os podeis imaginar ninguna de ellas tenia nada que ver con lo material sino todo lo valioso estaba relacionado con los demás. Tuve mucha suerte de que las noticias mejorasen y mi muerte puede ser que no esté tan cerca, pero que grandisima suerte tengo de haberte conocido y enseñarme a desarrollar sabiduría y compasión. Con eso espero poder contribuir a aliviar el dolor del mundo y cuando llegue el momento ,irme en total paz.
    GRACIAS INFINITAS JUAN

    ResponderEliminar
  3. Gracias Juan, he sentido como un gong que me ha vuelto a recordar lo valioso de la vida....y la felicidad que se nos escapa distraidos en lo irrelevante
    ¡impagable!!!

    ResponderEliminar
  4. Gracias Juan, he sentido como un gong que me ha vuelto a recordar lo valioso de la vida....y la felicidad que se nos escapa distraidos en lo irrelevante
    ¡impagable!!!

    ResponderEliminar
  5. Que importante resulta recordar esto cada día, como un mantra.
    Gracias desde el corazón

    ResponderEliminar
  6. Gracias maestro por recordarnos lo valioso de estar vivos.
    Aprovechar cada segundo, a través de la compasión y amor que brota del interior de cada uno de nosotros, en un entregarse al servicio de los demás, de la vida, en coherencia en el pensar, sentir y actuar. Vivir lo que acontezca con apertura de corazón y en presencia de los sabores y sinsabores que atesora, atendiendo el regalo de experimentar todo ello, que ello es Vivir.

    Qué cuando la muerte se encuentre con la vida,
    Qué cuando la vida se encuentre con la muerte,
    Muerte y Vida,
    Vida y Muerte,
    Sean ya no ambos, sino uno,
    pura sincronía y coherencia.

    ResponderEliminar
  7. Gracias Juan. Es importante tener la idea de la impermanencia, de la muerte, siempre presente en la mente del que se considere practicante de este tipo de meditación. Pensar en treinta minutos de vida hace que se sienta la muerte mucho más cerca de lo que normalmente podemos pensar y por ello anima a no malgastar un segundo de nuestra preciosa vida. Cualquier otro pensamiento es el mayor de los engaños y nos aleja de la Verdad.

    ResponderEliminar
  8. Que lindas palabras, es cierto que son como un mantra que hay que practicar diariamente. Lo voy a empezar a usar en mis meditaciones a ver como me va. Exitos

    ResponderEliminar